Un deseo de amor en la vejez

Un deseo de amor en la vejez

Desde “El jardín de la República”, recibimos el testimonio de Eduardo Mibelli, nuestra trigésima primera voz mayor. En su relato sobrevuela el deseo del amor, como ese condimento de vida que atraviesa todas las etapas de la vida. Recibamos este último mes del año con su testimonio ¡Que viva el amor y la vejez!

Un deseo de amor en la vejez

A partir de la pandemia, empieza algo nuevo, desconocido para nosotros, nos preservamos.

En esta etapa de nuestra vida, tal vez la mejor, después de tanta lucha en el devenir del tiempo, para tener mucho; para pensar, a veces con calma,otra con ansiedades, y sobre todo, con muchas expectativas sobre el futuro inmediato y mediato. 

Ya con la vida material resuelta y con un amor palpable, hoy en crisis, pero con una actitud impetuosa de buscar el combustible más potente para la vida, el amor.  

En este tiempo de pandemia, pensando y andando con cautela, sobre cómo desarrollar la vida en este contexto surgen cosas nuevas, y siempre queriendo mejorar la calidad de vida que, creo fervientemente, debe ser, amorosa y placentera. 

Caminé  mucho, recorrí muchos lugares, desconocidos y conocidos, a los que antes no les preste atención. Entonces encontré un lugar muy lindo para desarrollar en mi fantasía de adulto mayor satisfecha; pensaba lo bello de estar con un amor, parte principal de esta acometida y organizar una actividad acorde al lugar, que sería un oasis, en el Siambón y Raco*, tratar con gente  contemporánea, caminar, avistar pájaros, poder vivir más y sin prisa en esta etapa. 

Mi fantasía: una Posada cerca del río, cerca de la montaña, en el paraíso, poniendo en práctica toda la experiencia de la gastronomía familiar y todo el deseo de compartir los mejores momentos de nuestras vidas con gente que, sin duda, sintiera lo mismo. Recrearse y gozar de esta naturaleza bendita y sin dejar de ver el lado más importante que es el amor. 

Estoy buscando el equilibrio entre lo que fue y lo que puede venir. Sin duda, la apuesta  mayor por todo lo vivido en estos últimos años, y con la convicción de que el amor es el mejor motivador. Es lo que más necesitamos en estos buenos momentos, y  que por obligación debemos tener y disfrutar.

Eduardo Mibelli (63 años)

San Miguel de Tucumán

*N.de E.: Siambón y Raco son lugares turísticos de la Provincia de Tucumán.