Estimados miembros de la Real Academia Española (RAE). Somos el Club de la Porota. Un club integrado por personas que abrazamos la edad, que nos asumimos envejecientes, viejos, viejas: únicos, valiosos, activos, autónomos, independientes. Somos parte de un proyecto de comunicación que intenta hacer visible la vejez desde una perspectiva de derechos. Es por eso que deseamos proponerles pensar otro modo de definirla, sin estereotipos ni juicios estigmatizantes más bien haciendo foco en el proceso de envejecimiento inescindible de la vida humana. 

 

Pues entonces les solicitamos modificar la siguiente definición: 

 

Vejez

1.f Cualidad de viejo
2.f Edad senil, senectud
3.f Achaques, manías, actitudes propias de la edad de los viejos
4.f Dicho o narración de algo muy sabido y vulgar

 

He aquí nuestra propuesta: 

 

 

A esta definición se le suman otros términos que surgieron de los aportes que los integrantes del club nos hicieron llegar tras  proponerles ayudar a pensar una nueva forma de abrazar la palabra “vejez”. Entre ellos, se destacan: posibilidades, libertad, autonomía, disfrute, creación, conocimientos, vida, aprendizaje, madurez, libertad, plenitud y experiencia. 

 

Deseamos fervientemente ser leídos y escuchados para juntos habilitar nuevos modos de definirnos. Nos asumimos co-responsables del legado que les ofreceremos a las generaciones más jóvenes. ¡Debemos resignificar positivamente el proceso de envejecimiento! El lenguaje es el escalón simbólico más potente y necesario de interpelar. 

 

¿Qué modelo de vejez estamos gestando para las generaciones que nos siguen?, ¿de qué modo les estamos enseñando a caminar la vida?, ¿acaso hay un solo modo de vivir o de entender el término? 

 

Percibimos la vejez como la etapa de mayor fertilidad en la vida de una persona, entendida esta como LA Oportunidad que nos regala la vida: una hoja en blanco sobre la cual reescribir nuestro mundo. 

 

Envejecer es vivir y vivir es envejecer. Abrazar la edad es uno de los movimientos liberadores que necesitamos. Se trata de un activismo político filosófico. Se trata de un cambio donde no tengamos que negar vernos con la edad que tenemos. No podemos ni debemos soportar el desmerecimiento “viejista” o “edadista”.

 

Abrazar la edad es abrazarnos a nosotros mismos. Es mirarnos y sabernos suficiente. Es poder dar vuelta la página y regalarnos nuevas oportunidades, y en ese gesto multiplicar nuevas formas de interpretarnos. 

Estimados miembros de la RAE ¡los invitamos a sumarse al Club de las Personas que celebramos el envejecimiento poblacional, que nos enorgullecemos de la prolongación de la expectativa de vida, que comprendemos que envejecer es un derecho!

 

Ustedes también envejecen. 

 

¡Estamos a tiempo! fueron, fuimos funcionales a un estereotipo. Ahora somos víctimas de los que edificamos. Es momento de cambiar el curso de la historia ¿lo hacemos juntos? 

 

Porota 

 

Porota sos vos, soy yo, somos

todas las personas envejecientes

Seguime en Facebook, YouTube e
Instagram como PorotaVida o en www.porotavida.com