Personas mayores en cuarentena: Para leer sin apuros… como nunca ¡hay tiempo!

Tener fe en la posibilidad del amor como un fenómeno social no sólo excepcional e individual, es tener una fe racional basada en la comprensión de la naturaleza misma del hombre”. Erich Fromm 

 

Gracias a la cuarentena me estoy reencontrando con mi nutrida biblioteca. Desempolve “El arte de amar” de Erich Fromm, y creo haber hallado la frase perfecta para arrancar la reflexión de hoy, 20 de marzo de 2020, quinto día de encuentro conmigo misma ya que soy parte de la población de riesgo del archifamoso Coronavirus. 

 

Por suerte, no estoy sola, me siento acompañada por muchas personas y familiares que me mantienen activa y me hacen sentir cuidada a pesar de las distancias físicas. 

 

¿Si extraño caminar para hacer las compras?, ¿saludar a los vecinos con el sol quemándome la mirada?, ¿si me gustaría estar con mis nietos y jugar con ellos? ¡sí, claro! Sin embargo, entiendo que para poder volver a disfrutar de esos pequeños placeres, tengo que cuidarme, y de ese modo cuidar a los demás. El cuidado es colectivo, hoy más que nunca.  

 

Por eso, les quiero compartir pequeños consejos para acompañarnos, principalmente, para acompañar en períodos de cuarentena a personas mayores como yo y de todas las edades. Aprovechemos el tiempo sin rutina para conectar con nosotros mismos y ocuparnos de habitarnos, de creer en el poder del cuidado comunitario, de la solidaridad sin banderas. Y así… en medio del caos, hallar la paz. 

 

La columna de hoy será diversa, como la vejez. Será colectiva, como el envejecimiento poblacional. Será potente como cada una de las personas mayores que elegimos abrazar los años, las canas y las arrugas conscientes del paso del tiempo. 

 

CONSEJOS PARA ACOMPAÑAR A PERSONAS MAYORES EN CUARENTENA 

 

  • Acercate a las personas mayores de tu edificio o barrio. Necesitamos generar confianza. Mejor si somos conocidos. Ofrecé ayuda especialmente a aquellas que vivan solas o acompañadas por otra persona mayor y/o que no tengan familiares a disposición. 
  • Que cuenten con vos para hacerles las compras o para aprender a utilizar los servicios de reparto a domicilio. 
  • Compartí desinteresadamente tus cuentas de Wifi o streaming (Netflix, Flow, etc) para que estemos todos conectados, acompañados y comunicados. 
  • Tomate el tiempo para explicar cómo: 1. acceder a una cuenta de homebanking, 2. aprender a hacer transferencias bancarias, 3. acceder a páginas webs oficiales para contar con información fiel y confiable 3. Ver una película por redes sociales,  cuentas de streaming o a través de los links gratuitos que ya circulan en las redes tanto de películas como libros 4. Lograr videollamadas por whatssap, etc. Todas las personas somos capaces de incorporar nuevos conocimientos independientemente de la edad que tengamos, solo hay que ser paciente con el otro. 
  • A las personas mayores nos gusta que nos pregunten qué necesitamos y que no den por sentado lo que deseamos. Del mismo modo, nos gusta saber que somos una potente compañía. Como todos, queremos sentirnos útiles. Que confíen en nosotros también es un modo de acompañarnos. Podemos estar ahí para un mensaje diario, para proveer de información a las familias que están respondiendo a las demandas de las tareas escolares, para grabar videos, audios y compartir lo que surja. 
  • Hay muchas familias que viven lejos y que están muy preocupadas por la situación de sus padres solos, mayores con algún grado de dependencia o  longevos. No cuesta nada ofrecerse para ser un vínculo entre esas personas mayores y su familia. Una voz que lleve tranquilidad tiene un valor supremo en los tiempos que vivimos. 

 

Lo importante “es no retraerse, irse hacia adentro y perder el contacto con los demás. Las crisis se soportan mejor en comunidad, la clave es estar acompañados, sentirse cerca del otro. Una llamada inunda la esperanza, porque nos anima, solo nos animamos mutuamente, hoy más que nunca necesitamos de los otros brutalmente para sentirnos vivos”, así lo expresó en un comunicado el Centro de Promoción de los Adultos y Adultas Mayores (Cepram). 

 

ACOMPAÑAMIENTO TELEFÓNICO A MAYORES 

El Centro de Promoción del Adulto y la Adulta Mayor (Cepram) habilitó una nueva forma de comunicación para el servicio de Acompañamiento Telefónico a Mayores. Se trata de llamadas por Whastapp al número 351-7863012. Agendalo y contá también con esta opción impulsada por personas mayores voluntarias asesoradas por los profesionales del Cepram. 

 

Si se te ocurren más consejos para compartir hacelo por Whatsapp o SMS al 3513062752. También podés enviar un mensaje privado en las redes sociales de  @porotavida (Instagram, Facebook y www.porotavida.com) De a poco los iremos publicando.