Hoy presentamos una voz mayor particular, ella es Zulema Biolatto, tiene 71 años y vive en la localidad cordobesa de Porteña. En estos meses pandémicos, Zulema se refugió en la escritura. Así fue como nació este poema que te compartimos:


No te rindas, no claudiques, no dejes de soñar,

porque siempre habrá un mañana para volver a empezar.

La rueda del tiempo gira, constante, tenaz 

y en nuestro cansancio parece

que nunca la vamos a alcanzar.

Sin embargo, muchas veces en que ya no dábamos más,

 sanamos nuestras heridas, y tantas penas sentidas, pudimos dejar atrás.

La vida nos fue probando, con pérdidas y con ausencias

Y de cuando en cuando, alguna enfermedad

Y si de repente parecía, que todo se terminaba, que hasta el sol se apagaba

una esperanza nacía, camuflada en nuestros afectos 

 y nueva fuerza se sentía, para afrontar la realidad.

No te rindas, no claudiques, que todo pasará 

 No hay dudas que, a todo invierno, le sigue una primavera

Y aunque parezca larga la espera, en   un cercano amanecer 

el sol, volverá a aparecer como verdadero placebo, 

y podremos abrazar a todos a quienes queremos 

y nuevamente reunirnos a celebrar

Celebrar la vida, la salud, los sentimientos y todo padecimiento 

seguramente quedará atrás.