La belleza invisible de la vejez

Esta semana acompañé a Raquel a una cena con algunos de los nuevos amig@s que había hecho en el viaje a la India. La casa de Morán, quedaba en una zona bastante inhóspita de la ciudad. Tenía un frondoso jardín plagado de arbustos y árboles autóctonos junto a una casa pequeña y acogedora. Habremos sido unas 30 personas; desde niñ@s hasta viej@s, viej@s… La cena fue a la canasta, cada un@ se servía lo que deseaba en el momento que quería. Jamás nadie osó imponer una mínima regla de protocolo. A pesar de ser una “colada” jamás sentí que estaba de más. De manera espontánea y como quien no quiere la cosa, nos fuimos sentando en círculo. Los instrumentos aparecieron del cielo y bajo la luz de la luna se armó la peña. Cantamos y bailamos, literalmente, hasta el amanecer.

Tras esta experiencia, como es habitual,me inundaron un sinfín de pensamientos. Es que la reunión y su cadencia arrojaron descubrimientos maravillosos. De esos que derriban los pre-conceptos desde los cuales muchas veces abordamos la vida. El ejemplo más elocuente fue el de Dora, una mujer sesentona que lucía orgullosa una frondosa cabellera blanca.¡Si la hubiesen visto! Traigo una frase de mi madre para sumar a la descripción: “No le dabas ni dos pesos”. Sin embargo, cuando tomó la guitarra, logró un círculo perfecto a su alrededor y un silencio hechizante hasta para los más pequeños. Escucharla fue un viaje a lo indescriptible. ¡Sus manos parecían multiplicarse y sus dedos chispear con el roce! De repente, ¡la música que emanaba de su guitarra inundó el patio cual concierto!

Dora es una persona con un talento excepcional. Como el que habita en cada uno de nosotr@s pero que no se aprecia en la primera impresión. En la cultura en la que vivimos, percibo un condicionamiento excesivo de las apariencias y, en ese modo de entender al otr@, una predominancia de la misoginia y el #viejismo. ¡Ay! Si la hubiesen visto. ¡Ay! Si la hubiesen escuchado. La belleza en estado puro. Esa belleza que emana cuando nos conectamos con lo que somos, con lo que amamos, con lo que nos apasiona. La belleza que no tiene espejo, ni juicio, ni miradas… Se trata de esa belleza que se disfruta con los ojos cerrados, que nos dibuja una sonrisa e invita a desafiar la mutilación diaria a la que sometemos a nuestra autoestima. Si en la juventud nos preocupamos sólo por cómo mantener un cuerpo deseable (para otr@s) difícilmente lleguemos a la vejez abrazando la belleza que vive en las profundidades de nuestra humanidad y que trasciende la cáscara del cuerpo. Quizás, los considerados “feos” en esta cosmovisión fóbica de la condición humana, sean los más beneficiados en la vejez; habrán sabido (quizá) desplegar otras virtudes más tempranamente para compensar la falta de dotes que dicta el estereotipo. Y si a esa “fealdad” cultural le sumamos la condición de viej@… ¿qué remedio? O acaso ¿necesitamos un remedio para “semejantes males”?

L@s invito a que sólo por un día apaguen los celulares, no miren la tele ni hojeen las revistas de chimentos. Simplemente, salgan a caminar y a conectar con lo que los rodea: personas, objetos, animales, situaciones, música, olores, sonidos, ruidos, etc. Perciban su energía. Miren el cielo, aprecien el calor del sol, la luz de la luna y estrellas. Respiren profundo en un espacio rodeado de árboles. Tomensé un helado sol@s. Porque estoy segura que si lo hacen de un modo genuino descubrirán que existe una Dora en cada uno de nosotr@s. Hay una belleza pre existente que nos trasciende. Que no entiende de mandatos. Que no se cuestiona su don, su magia, su ser. Es una belleza que nos inunda cuando estamos solos. Dora se animó a compartirla. Seguro, debe haber pasado por momentos de mucha inseguridad, sin embargo, su deseo pudo más que sus miedos y fue así como nos regaló la posibilidad de descubrir un ser integrad@ con su propia luz; única e irrepetible. Que la condición etárea o de género no sea un inhibidor de lo que sos, de lo que somos; personas con mucho amor para desplegar en un ciclo vital que nos invita a envejecer aprendiendo.

Que este año te encuentre más compasiv@, flexible y conectad@.

Porota.

Opiná, escribime, leeme, seguime en…
@:porotavida@gmail.com
www.porotavida.com
FB:porota.vida
Instagram:@porotavida

#viejismo: La estereotipación y discriminación contra personas o colectivos por motivos de edad. Engloba una serie de creencias, normas y valores que justifican la discriminación de las personas según su edad.

Comentarios

13 enero, 2017
Todos los derechos reservados Porotavida 2016 © Sitio realizado por Estudio Asterión.