Cuando no existe el tiempo

Pasamos agosto y el año se esfumó. Estamos a casi un mes de Navidad. ¡La pucha que pasa volando el tiempo! Con su impronta de eterno, el tiempo es un tirano que asecha en cada vuelta al sol. «El tiempo, el tiempo» vociferaba mi abuelo con la mirada perdida. Así lo recuerdo, con su pipa, y esos ojos negros buscando detrás del horizonte… un poco más de tiempo. Tic, tac… los segundos, los minutos, las horas. Un intenso ritmo que acompaña la vida y hoy cual verdugo toca mi puerta anunciando que no hay tiempo que perder. ¿Perder en qué? Y me escucho y analizo el término «perder» y en el cansancio que me produce descubrir que me he pasado la vida pensando en oposición: ganar- perder, perder-ganar. Ya no tengo prisa. No deseo llegar a ningún lado, ni tampoco que las cosas lleguen. ¿A dónde deben llegar? y en esa cadencia en la que me sumerjo agradezco poder pensar lo que pienso y elegir lo que hago. Realmente soy una privilegiada… porque el tiempo desapareció de mi rutina. Ya no hay relojes, ni despertadores. Compromisos ni agendas… sólo amaneceres y ocasos que me invitan a no correr. Y así… cada acción es una elección. Y es allí cuando aparece el aprecio. El aprecio a esa diminuta arañita que desovilla su red desde la punta de mi techo; al picaflor que me visita diariamente; a las charlas eternas con Rómulo en el sillón de su casa; al gustito a yuyo del mate que no se escinde; a los cuentos con Santi y los wasap con Cami, mi nieta adolescente. Y es justo en ese momento en el que el tiempo ya no es un regulador de mi día… todo lo contrario, yo lo regulo a él. Y con él… se van mis miedos. Y con él desaparece el temor a la muerte. ¿Si a veces ese temor toca mi puerta? ¡Muchas!,¡claro que sí! Ya no soy la apurada «inmortal» de hace 30 años. Más bien una vieja en cuyas canas y arrugas acecha vívidamente la finitud. No me dura mucho esa sensación. Pasa velozmente dejando un hueco en el centro de mi vientre que ya está preparado para sus visitas. Reconozco que esos sacudones de miedo me activan el aprecio, el amor por los detalles. Y les juro que me han transformado en una artesana del cariño a las pequeñas cosas: La sonrisa de Matías, el carnicero de la vuelta. El buen trato de Marisa, la verdulera de al lado. El pallier impoluto que Carla nos regala día a día en nuestro edificio. El saludo amable, la mirada sincera, y ese aroma a limón que inunda la casa de Raquel. El trajecito nuevo de mi hija, las manitos llenas de tierra de Santi, la vieja un tanto mayor que yo, que todos los días con un impoluta rutina de movimientos despliega su mantel y ordena uno a uno sus pimientos, ajíes y yuyos de estación. Mis detalles no son selectivos, también percibo los otros, los que expresan enojo, ira, odio, celos… pero a esos los desecho, no porque no sean importantes, sino porque no me pertenecen. La belleza es universal; los sentimientos aflictivos son de propiedad individual. Lo cierto es que sin fundamentos y colmada por una paz que persiste, esbocé estas líneas de hoy, en el preludio de un 25 de noviembre con el libro «En el tiempo de las mariposas» de Julia Álvarez, esperando paciente en mi mesa de luz. Imperceptible o no. Presente, ausente. Ya no hay tiempo.

 

 

Porota.

Opiná, escribime, leeme, seguime en…
@:porotavida@gmail.com
www.porotavida.com
FB:porota.vida
Instagram:@porotavida
YouTube: PorotaVIda

Agenda

Presentación de un libro 1

Hoy viernes 24 de noviembre a partir de las 19:00 se presentará el libro «Historias en Acorde Mayor. Vejeces que enseñan» escrito por Susana Cagnolo y Jorge Gaiteri, integrantes del Dúo Cadencia. La cita es en la hermosa Sala Luis Gagliano del Sindicato Regional de Luz y Fuerza ubicada en calle Jujuy 27, de la ciudad de Córdoba.

El libro reúne un conjunto de relatos, vivencias y reflexiones vinculadas al “Coro Acorde Mayor” del Centro de Jubilados y Pensionados de la localidad de Salsipuedes que, dicho sea de paso, cerrará el evento con su valioso repertorio. Los autores del libro y directores del coro han querido plasmar en palabras la gran enseñanza de un grupo de personas mayores que buscan vivir plenamente la etapa de la vejez.

¡Te espero!

La entrada es libre y gratuita.

 

 

 

Presentación de otro libro 2

Como ya te lo conté en mi última columna ilustrada, el sábado 2 de diciembre a las 18:30hs. en Invierte en Ti (Nicolás Avellaneda 1519, barrio Cofico, Córdoba) se presentará el libro que tuve la dicha de prologar: El alma es indestructible. Te espero con música, palabras y la posibilidad de compartir un momento único en un entorno maravilloso. La entrada es libre y gratuita. Y… si querés conocer más acerca de esta publicación o comprar el libro ingresa a  almaesindestructible.com.ar. ¡Absolutamente recomendable!

 

 

Día de la Música

El miércoles 22 de noviembre se conmemoró el Día de la Música. Te invito a que ingreses a mi Facebook: PorotaVida y descubras a quienes homenajeamos en su día.

 

Comentarios

24 noviembre, 2017
Todos los derechos reservados Porotavida 2016 © Sitio realizado por Estudio Asterión.